miércoles, 9 de diciembre de 2009

GISTRA Y GENCIANA en Noceda del Bierzo

Las plantas medicinales conocidas por la Gistra y la Genciana (janciana) llaman la atención porque sólo se las encuentra en dos puntos concretos de la Sierra de Noceda.
La Gistra, que da nombre al Monte Gistredo, crecía en la cumbre del Gistredo, en una campa ubicada en la vertiente hacia Pardamaza.
Se trata de una planta rastrera, de unos veinte centímetros de alta, semejante al perejil, pero más dura, con florecillas azul violeta, y parecía una balsa de lino, por lo tupida que crecía.
Esta planta se utilizaba principalmente en infusiones para combatir el dolor en episodios de menstruación dolorosa.
Allá por los años sesenta era abundante en la cumbre del Gistredo, pero el incendio del monte en el año l965 casi hizo que desapareciera y en la actualidad es casi un recuerdo.
Parece ser que en las montañas de la vertiente asturiana puede encontrarse.
No he encontrado documentación o bibliografía sobre la gistra para ampliar su conocimiento.
No sucede lo mismo con la Genciana,(genciana lutea), que es una planta medicinal que se encuentra sólo en la campa situada entre Ferruelo y Veneiro, próximo a Lagualta, de la Sierra de Noceda.
Se trata de una planta medicinal, con raiz grande y profunda, con un tallo central como un mástil al que se adosan una especie de cuencos formados por dos hojas ovaladas simulando tiestos llenos de flores amarillas alargadas.
Se aprovecha la raiz, que hay que arrancar con herramienta pues crece entre piedras y rocas.
Se seca en invierno y vuelve a brotar en primavera.
Es una planta silvestre con propiedades aromáticas y medicinales.
Se recolectaba a finales del otoño por gentes desplazadas al lugar para usos caseros y para entregarla en industrias, si bien ahora se considera protegida y a penas se ve debido principalmente al acoso de las máquinas para plantar pinos, que sin escrúpulos levantaron el suelo del lugar y lo llenaron de pinos, privándonos de una de las plantas medicinales más escasas y en peligro de extinción.
¿ Quién se ha preocupado por defenderla como joya que es de nuestra montaña?
Entre las propiedades que se le atribuyen, dicen que es: tónica, estimulante de la secreción de jugos fástricos, intestinales y biliares, disgestiva, contra la fiebre. calma dolores de hígado y de la vesícula biliar, ayuda a abrir el apetito y a restablecerse del agotamiento físico y estimula la digestión. Afirman que es efectiva en enfermedades de malaria y paludismo.
Combate la debilidad muscular y es muy eficaz contra los cólicos intestinales.
Elimina los gusanos o lombrices intestinales.
Se emplea en la industria alimentaria y en algunos licores amargos, como vino.
Se puede tomar en tintura, polvo e incluso en decocción e infusión.
Se puede elaborar un vino medicinal digestivo en proporciones determinadas.
Se tomas dos o tres tazas al día y su sabor es muy amargo, como aperitivo o digestivo.
A dosis elevadas puede producir dolor de cabeza.
Debe evitarse si se padece úlcera gastroduodenal, pues puede producir irritación de la mucosa gastrointestinal.
Tampoco beneficia a personas con temperamento nervioso.
La gistra y la genciana, dos joyas de la medicina natural, a punto de desaparecer de nuestra montaña del Gistredo. Tal vez nos quede su nombre. ¿ Ecologistas, verdes, ?.

No hay comentarios: