jueves, 8 de enero de 2009

EL PASTORIN EN NOCEDA DEL BIERZO

En su más tierna infancia, un niño de cinco años fue enviado por sus padres de pastor al monte con unas vacas para apacentarlas durante todo el día. Era novato en aquella misión y no conocía ni el lugar de destino. Debía seguir a otros muchachos mayores que iban al mismo lugar. Y así sucedió en Noceda del Bierzo, en 1951.

Cinco años cumplidos tenía el niño,
apenas conocía su existencia
y sin oponer tierna resistencia
recibió la despedida con cariño.
Arreando un atajo de vacas
partió camino de las Llaviegas,
le acompañaban vecinos y urracas
y se encontró en el lugar a ciegas.
Descubrió asustado un mundo nuevo,
como pajarin salido del huevo,
un sesteadero con un pastizal,
Llama las Berzas y el Carrizal.
Las vacas pacían en libertad,
se remusturaban a voluntad,
se peleaban a cornada partida
hasta dejar a la otra vencida.
Fuentes,juncales,castaños y robles
conformaban aquel gran escenario,
los pastores repartían mandobles
al ganado fiero y contestatario.
De la merienda dio cuenta el rapaz,
junto a un castaño se quedó dormido
y en aquel paraje montaraz
se sintió pajarillo en el nido.
Por su querida madre sorprendido,
recuperó el sosiego perdido
y al declinar la tarde montuna
regresó ansiando mejor fortuna.
José Calistro,Miguel y Joaquín
fueron sus angélicos protectores,
hicieron de solidarios pastores
con aquel desorientado arlequín.

1 comentario:

PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DE GISTREO dijo...

Hola Víctor,enhorabuena por tus sencillos escritos que hacen que recuerde buenos tiempos de la infancia. Sin pedirte permiso he puesto tu blog en los enlaces de la Plataforma, además de colgar un par de ellos, que a mi modesto parecer merecen ser leidos por todas las personas que visiten nuestro blog en defensa de nuestro amado Gistreo.
Un saludo.
Toño